Agroalimentario

Agroalimentario

El acceso a unos alimentos seguros en relación tanto a la higiene en su preparación y conservación, como a la seguridad de las indicaciones sobre origen, requisitos y calidad de los mismos representa un interés primario de los consumidores.
La falsificación alimentaria, también llamada “agropiratería”, está dividida en alteración de los alimentos y falsificación de la marca.
La alteración de los alimentos, o adulteración, conocida también como “fraude sobre la calidad”, consiste en la producción o modificación de un alimento no natural porque compuesto por sustancias diferentes por calidad o cantidad de las que, según la ley, tendrían que formarlo, o sea porque es modificado a través de la sustitución, sustracciٕón y/o integración de los elementos que lo costituyen.
La falsificación de la marca o de la indicación de procedencia geográfica o de la denominación de origen, indicados sobre el mismo producto alimentario o envase que lo contiene, conocida también como “fraude sobre el origen”, es la reproducción abusiva de la patente según la cual el alimento es producido.
 
            
Se trata de ilícitos que pueden resultar muy peligrosos para la salud del consumidor, detrás de los cuales, a menudo, se esconden los intereses de empresas criminales: el aumento de la demanda de bienes de consumo masivo o de primera necesidad a precios baratos, dentro del actual contexto económico, hizo aumentar los margenes de beneficio de las empresas que trabajan en la ilegalidad.
El patrimonio agroalimentario italiano es único en el mundo gracias a su calidad y variedad. La cultura gastronómica y los productos agroalimentarios italianos sono famosos y apreciados por los consumidores de muchos Países. Tal popularidad tuvo como consecuencia el crecimiento de una economía paralela que, quitando cuotas de mercado a los productos protegidos, causa graves daños a las empresas italianas. Dicho fenómeno es conocido como “Italian Sounding”, o sea el utilizo de denominaciones geográficas, imagenes y marcas que evoquen Italia para promover y comercializar productos no conducibles a nuestro País.
En Italia, están en vigor reglas muy estrictas sobre la producción agroalimentaria, cuyo objetivo es el de tutelar la alta calidad de los productos además de la salud de los consumidores. Las empresas extranjeras que utilizan de una manera impropia signos distintivos y descripciones informativas y promocionales que se refieren de alguna manera a nuestro País, adoptan técnicas de mercado que llevan el consumidor a atribuir a sus productos carácteristicas de calidad italiana que en realidad no poseen, haciendo competencia desleal en el mercado y adquiriendo una ventaja competitiva con respecto a la competencia no sólo italiana.
Para dar una idea concreta del mercado de la así llamada “agropiratería”, hay que pensar que, en los últimos cinco años, sólo las Unidades de la Guardia di Finanza incautaron acerca de 39.000 toneladas y casi 60.000.000 litros de productos alimenticios falsificados o que llevavan, de cualquier manera, una etiqueta engañosa sobre el origen o la calidad del mismo producto (gráfico de abajo).
grafici agroalimentare.png
Fuente G. di F.
Los productos biológicos derivan de una agricultura biológica, o sea sin la utilización de productos químicos de síntesis durante las diferentes fases de cultivación, transformación y almacenamiento. En la producción de alimentos biológicos se prohiben por lo tanto herbicidas, insecticidas, fungicidas, fertilizantes, colorantes y conservantes no naturales, o sea productos que sean sintetizados en laboratorio.
Ottieni Microsoft SilverlightOperazione biobluff TG3R.wmv
Tiene el nombre de VERTICAL BIO la operación con la que los militares de la Guardia di Finanza de Pesaro y los inspectores de la Inspección Represión Fraude, con la colaboración del Cuerpo Forestal del Estado (en total unas 150 personas fueron empleadas en diferentes regiones de Italia), desarticularon a una asociación delictiva de nivel internacional compuesta por unos sujetos entre los cuales habían operadores integrados en el sector de los productos de agricultura biológica, los cuales, utilizando un sistema de fraude ya probado, importaban desde Países terceros (República de Moldavia, Ucraina, India, ecc...) semillas de cereales destinadas al sector zootécnico y, en unos casos, a la alimentación humana (en particular, soja, maíz, trigo tierno y lino), falsamente certificadas como “biológicas”, para venderlas sucesivamente en la Unión Europea a empresas que estaban a oscuras de la situación.
 

Enlaces

- Guía realizada por el Ministerio para el Desarrollo Económico: IO NON VOGLIO IL FALSO - CONTRAFFAZIONE ALIMENTARE

- Informe sobre la falsificación en el sector agroalimentario- COMMISSIONE PARLAMENTARE DI INCHIESTA SUI FENOMENI DELLA CONTRAFFAZIONE E DELLA PIRATERIA IN CAMPO COMMERCIALE - XVI LEGISLATURA

- Federación Italiana de la Industria Alimentaria  - FEDERALIMENTARE

- Cómo reconocer los productos falsificados – profundización Yahoo! Finanza